Revitalización del patrimonio cultural moderno en Bogotá #ForoArquitectura+Infraestructura

Sabemos

Fotografía de Diana Quintero.

Bogotá Visible es el espacio que se utilizará para la divulgación de las ponencias presentadas en el foro “Arquitectura e Infraestructura”. Esperamos disfruten de esta serie.

Con la intervención de la primera línea del Metro de Bogotá surge el desarrollo de este proyecto de grado de arquitectura para el diseño de la nueva estación de Lourdes, ubicada en Chapinero, que se integrará con la plaza entre la calle 63 y la calle 64. A partir de los avances sociales y económicos que ha tenido el país se han presentado cambios que modifican la forma de pensar y habitar de los colombianos. Han surgido necesidades  que requieren de la construcción de espacios con nuevas funcionalidades, que además pueden utilizarse para prolongar la vida de edificios más antiguos. En este caso particular se busca modificar el edificio de Seguros Bolívar de Chapinero, ubicado frente a la plaza de Lourdes y catalogado como patrimonio de conservación integral.

Chapinero es una zona central para la ciudad de Bogotá. En este sector la plaza y la iglesia son importantes para el desarrollo y la conformación de la localidad, centrales para los movimientos que trae la implementación de una nueva estación del metro en este punto. En los estudios realizados en el 2015 se resaltaron áreas de desarrollo prioritario de las cuales hacen parte los lotes colindantes del costado sur del edificio, ubicados entre la carrera 13 y la avenida caracas frente a la calle 63.

El edificio Seguros Bolívar fue construido por el arquitecto Daniel Cortes Osorio y Cuellar Serrano Gómez en 1965. Su importancia se justifica por factores diversos:

– Construcción en una época en que se produjeron los ejemplos mas significativos del desarrollo técnico y funcional de la arquitectura moderna.
– Combinación de materiales como concreto que intervienen en la estructura como elemento ornamental —relieves— y las texturas propias de ladrillo, dando carácter especial a las fachadas.
– Diseño de fachadas singular, manejo del concreto determinando la ventanearía con proposiciones verticales.
– Volumetría representativa, el cuerpo inferior cuya cubierta es una gran plataforma donde se ubica la torre principal, con jardines que permiten generar ambientes diferentes y propios aprovechando loas 4 fachadas.

Fotografía histórica de la Plaza de Lourdes. Destaca el edificio de Seguros Bolívar frente a la iglesia de Lourdes.

Esto explica la importancia del edificio y las oportunidades de intervención que tiene, justificando la intención de integrar y adaptar un edificio patrimonial. Se busca mantener  su carácter patrimonial moderno dando, a su vez, una respuesta a los avances de movilidad plasmados en la propuesta del metro subterráneo del 2015.  La propuesta también contempla la posibilidad de cambio al metro elevado sin perder la estructura de su desarrollo interno.

El proyecto integra la plaza, metro y edificio como una solución programática para atender a las necesidad del sector y al nuevo espacio público requerido en zonas por donde pasa el metro. Esto respetando los parámetros patrimoniales e integrando aspectos culturales con el fin de establecer un vinculo con lo moderno. Se usa la arquitectura contemporánea como mediadora de lo existente.

La propuesta es adaptar el uso del edificio. Aunque Chapinero cuenta con otros edificios de patrimonio, el edificio Seguros Bolívar es el que mayor relación tiene con la plaza y las principales vías de acceso. Atiende a la morfología existente y auge comercial de la época generando un pasaje comercial conector y permitiendo integración con la plaza y las construcciones vecinas que determinan en gran medida su desarrollo y sus actividades. Este edificio tiene condiciones que permiten fortalecer los bordes de la plaza mediante un uso híbrido, integrándolo con el espacio público. Además, como las entidades públicas se encuentran dispersas por toda la localidad, el plan programático es integrarlas en un solo edificio, fortaleciendo la composición de la plaza y sus bordes, y proponiendo una mejor distribución y centralidad. Los principales usos del proyecto son centro cultural, alcaldía, comercio, CADE y residencias artísticas.

Corte esquemático del proyecto, por Diana Quintero.

El reto de este proyecto es adaptar el edificio en función de los sistemas de transporte conservando su identidad. Modificar la estructura para que encaje con lo hoy existente y con la implementación del metro para prolongar su vida útil. El proyecto atiende a las dinámicas que traería la construcción del metro en la estación de Lourdes. Tiene como objetivo integrar la centralidad que representa la plaza de Lourdes para el sector de Chapinero y revitalizar un edificio patrimonial. El edificio se integraría directamente con la estación del metro, el espacio público y la Alcaldía local. Crearía conexión con la plaza y con la estación del Transmilenio mediante el espacio público propuesto para recuperar la zona, atendiendo así a los nuevos flujos peatonales que trae la estación.

El proyecto combina sus usos a través de configuraciones tanto verticales como horizontales, integrando el programa en un solo edificio y atendiendo a las necesidades de cada uno de estos espacios. Se trata pues de un edificio híbrido que permite el encuentro de la esfera pública y la privada. Por el costado sur se generan dos ingresos hacia el pasaje, permitiendo conexión con el primer piso y creando, en caso de requerirse, entradas independientes al centro cultural y a la Alcaldía local que además funcionan como un gran espacio de circulación e integra todas las zonas.

El ingreso al parqueadero se modifica para mejorar la organización y distribución del espacio. El número de parqueaderos se reduce y su uso se vuelve privado, únicamente para los funcionarios. El edificio contaría con conexiones directas a los servicios de transporte público. Se modifica el ancho del pasaje para crear un gran hall conector y ampliar los espacios de ingreso para los usos que traen mayor aglomeración de personas. Se mantiene el piso de transición de la tipología torreplataforma, generando un espacio de entrada de luz y a su vez de espacio púbico controlado.

Maqueta del proyecto. Fotografía de Diana Quintero.

“Un patrimonio cultural cumple su propósito cuando se convierte en referencia para la identidad”. Es por esto que el nuevo uso del edificio y su ampliación son tan importantes para su revitalización. Permiten un flujo y movimiento constantes dentro del sector y atienden a las necesidades de la ciudadanía, permitiendo que  tenga vida activa y se adapte a los movimientos que requiere una estación de servicio público, prolongando el uso del edificio mediante la movilidad y el transporte. Estos cambios, que generan acceso a la plaza, conectan a los medios de transporte público y fortalecen dicha centralidad, crean un proyecto que atiende al Desarrollo Orientado al Transporte Sostenible. En este centro  prima el transporte público, el peatón y los usuarios de bicicleta sobre el transporte privado y el edificio va a funcionar como lugar de reunión dentro de la población del sector.

El proyecto propone una interrelación entre la plaza, el metro y el edificio, logrando una variedad programática que atiende a todos los habitantes tanto del sector como de la ciudad, integrándose al espacio público, respetando lo patrimonial y complementando el aspecto cultural de Chapinero. Se utiliza la arquitectura contemporánea como mediadora de lo existente, con el propósito de establecer un vínculo con lo moderno. A partir de su composición y su carácter moderno, llegamos al entendimiento de una forma de intervención a través de los lotes de intervención prioritaria que se van a integrar al proyecto, como una prótesis que ayudara a reforzar el funcionamiento del mismo a partir de una pieza adicional que es clave para la renovación.