Así avanza el Metro de Bogotá

Estamos Atentos

Por Cristian David Sainea

La Sociedad Colombiana de Arquitectos organizó, el pasado martes, la conferencia ‘Avances Metro de Bogotá’. Allí Andrés Escobar, gerente de la Empresa Metro de Bogotá, expuso los avances del proyecto y dio a conocer los estudios que orientaron las decisiones técnicas en el proceso de diseño de la Línea A del Metro de Bogotá.

Para definir el trazado del metro, explicó Escobar, se plantearon ocho alternativas elevadas y subterráneas. La decisión de una línea completamente elevada por las avenidas Caracas y Primero de Mayo, que cubrirá la ruta con el mayor número de desplazamientos en la ciudad, se justifica en que su costo es 40 por ciento más bajo que el de una línea subterránea. Sin embargo, el gerente de Metro de Bogotá reconoció que el metro elevado no es la mejor alternativa en relación a la afectación urbana de las zonas a lo largo del recorrido.

La Empresa Metro de Bogotá hizo un estudio y planteó diferentes escenarios para identificar la mejor manera de invertir los recursos asignados al proyecto. Con base en eso, definieron el trayecto definitivo de la línea del metro, su capacidad operativa y concluyeron que la línea debía partir de un Patio-Taller en el límite de Mosquera con Bogotá hasta la calle 77, con 16 estaciones desde Mosquera hasta la calle 72.

Para que el sistema funcione, indicó Escobar, será necesario construir 33 kilómetros de líneas alimentadoras tipo Transmilenio: la troncal de la avenida 68, tramos en la avenida Boyacá y la troncal de la avenida Ciudad de Cali. Todas estas financiadas con recursos asignados al proyecto del Metro.

El viaducto tendrá columnas circulares que, según Andrés Escobar, evitarán que se degenere la percepción y uso del espacio público y sostendrán un tablero elevado 12 metros, con un ancho de 9,5 metros, por el cual irá la alimentación eléctrica que permite el funcionamiento de los trenes automáticos.

Se construirán 16 estaciones cada 1,4 kilómetros, compuestas por plataformas que sirven para acceder y salir de los trenes y que estarán conectadas mediante puentes a centros comerciales, donde quedarán los espacios de servicio y cuartos técnicos de las estaciones. Estos nuevos edificios serán construidos por agentes privados, seleccionados por concurso de méritos y por ofrecer mayor renta a la Empresa Metro. El Patio-Taller ubicado en Mosquera tendrá una estación adicional que servirá para conectar regionalmente al sistema.

El gerente de Metro Bogotá también explicó las razones por las que se declaró desierto el Concurso Público de Ideas para el diseño de las estaciones. Aclaró que este buscaba un concepto arquitectónico para que la empresa, ya contratada, que diseñará las estaciones, lo usara en la proyección de las mismas. Las tres firmas internacionales que participaron condicionaron con ‘derechos intelectuales’ sus propuestas, lo que creó una inhabilidad jurídica y por eso tuvo que declararse desierto el concurso. Sin embargo, una de las asistentes al evento dijo que hubo irregularidades en el proceso de convocatoria y en la selección del jurado del concurso.

Al final del evento hubo un diálogo en el que los asistentes manifestaron su preocupación por las condiciones de calidad de vida y habitabilidad de los espacios urbanos afectados por la Línea A del Metro de Bogotá. Además, Andrés Escobar anunció que en la formulación del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se planteará la Línea B del metro y la prolongación de la actual.

Cristhian David Sainea Buitrago

Estudiante de Arquitectura de la Universidad de los Andes.

Comments

Deja un comentario